lunes, 31 de diciembre de 2012

My Wishlist de Fnac

Perdón, perdón. Había dicho que la anterior era mi última entrada pero me había olvidado del concurso que organiza Fnac; es el Concurso de Lista de deseos Wishlist para Bloggers: consiste en poner una lista de deseos de productos que vendan en Fnac por un importe igual o inferior a 2013€, y si ganas... ¡Tachan! ¡Lista de deseos conseguida!.
Las bases las podéis ver aquí.

Así que aquí va mi lista:


  1. Samsung Galaxy S III i9300 .......................................................................549,00€
  2. Libro Cupcakes de Marcela Capo ...............................................................  16,10€
 
 
Total: 1211.20€.... ¡¡y más feliz que una perdiz!! Con esto ya no hay quien me detenga para escribir y escribir en mi blog.
 
Y ahora, sí que sí,¡¡ Feliz Año Nuevo!!
 

¡¡Feliz Navidad y último post del 2012!!

He estado unos días "desaparecida".... pero entenderme: fiestas, vacaciones del niño, horneo, trabajo, visita a la familia... ¡ha sido una locura!
Pero no creáis que por eso he dejado de cupkear, no. Lógicamente para las fechas especiales, el postre corría de mi cuenta, y así he podido poner alguna receta en práctica que tenía por ahí pendiente.

 
 
Lo primero que hice, porque tenía muchísimas ganas fue dejar aparcada mi pasión "cupkeriana" y hacer unas galletitas de Navidad.
 
 
 
 
Era la primera vez que iba a trabajar "en serio" con la glasa real, aunque lo mezclé también con el fondant.
 
 

Para las galletas seguí la receta de El Rincón de Bea que es toda una experta en este tema (tiene también otras recetas buenísimas, como la de One Bowl Chocolate Cake, os lo recomiendo.
Pero aunque salieron buenas, reconozco que lo mio son las cupcakes.


 
 
Así que dicho y hecho, estrenamos la Navidad con unas cupcakes de manzana y canela que en cuanto vi en el blog de The Sweetest Taste, no pude resistirme a hacerla y os aseguro que estaban realmente D-E-L-I-C-I-O-S-A-S
 
 

Lo único que añadí de más fueron trozos de nueces, que le dieron un toque buenísimo...


 
 

Una recomendación: los trozos de manzana que no sean muy pequeños, que yo los hice "mini-mini".



Y para la Nochevieja: ¡Cupcakes de cava y frutos del bosque! Vaaaaaaale, tenían que haber sido solo frambuesas, pero no encontré tarrinas de frambuesas solamente, así que...


 
No os cuento mucho sobre estas cupcakes porque he hecho fotos al paso a paso que pondré en otra entrada (ya el año que viene).
 
 
 
 
Solo os digo que aquí he mezclado varias recetas, tanto para el buttercream como para la masa, así que no os podría decir de quien es original... bueno, si, ¡mia!.
 
 


La verdad es que las medidas y el mérito es prácticamente de Objetivo: Cupcake Perfecto y la gran Alma, pero yo la he "tuneado" un poquito (queda pendiente la receta y el paso a paso, prometido).

Así que no me queda nada más que felicitaros estas Fiestas, desearos que tengáis una gran noche y un Feliz Año 2013, en el que tengo grandes esperanzas puestas... y que mejor manera de celebrarlo que con las cupcakes que he hecho para los niños para esta Noche.



¡Besos y hasta el año que viene!




 
 





lunes, 3 de diciembre de 2012

Mis últimos encargos

O no escribo nada, o del tirón me lío, me lío, y no paro... Bueno, esto realmente es una entrada para enseñaros mis últimos encargos.

 
 
 
Mira que mi hijo acaba de cumplir 6 años, pero tiene unos gustos un poco "especiales" en lo que a dibujos animados se refiere; así que cuando mi amiga Lola me encargó unas cupcakes de Doraemon para el cumpleaños de su hijo Raúl (solo se lleva 5 días con el de mi pequeño), dije "¿Como? Dorae...que?????"
 


Menos mal que tenemos a San Google "buscar imágenes" y allí pude ver al dichoso muñequito... vi también alguno ya hecho y es cuando me entró el miedo... parecía fácil, pero no quería caer en lo que le pasa a muchos (por lo que pude ver): que no llega a ser Doraemon si no una "imitación" de Doraemon... no sé si me entendéis, pero no lo sé explicar de otro modo... echad un vistazo por internet...


Y ahora la pregunta del millón, para que veáis que me fijé en todos los detalles... ¿De que color tiene la cola Doraemon?????? ¡A buscar se ha dicho!

Y ahora mi otro encarguito:



Era una tarta Red Velvet que Eli quiso regalarle a su marido para celebrar su cumpleaños.


Para Mateo su familia es super importante, por lo tanto su mujer quería que aparecieran su hijo mayor y su pequeña de seis meses.



Eli hace natación sincronizada (de ahí que aparezca con el bañador, con el frío que hace) y quería que Mateo, que es entrenador de balonmano, y su hijo Teo llevaran unas camisetas verdes con los números 9 y 5 respectivamente.



A la pequeña pensamos que, visto que a sus papis les gusta mucho el deporte, podríamos ponerla haciendo pesas y, debido a las fechas que se acercan, pues le puse un gorrito de Navidad.

 
 
¡Espero que le gustase mucho!
 
Y no creáis que con esta entrada termino... no. Tengo ya a puntito la de los trabajos que realizaremos en los talleres navideños de este mes... ¡en un momento lo pongo!






domingo, 2 de diciembre de 2012

Tarta de boda y un gran desconocido: el lirio

Llevo un retraso en mis publicaciones increíble... pero es que ultimamente, no tengo tiempo ni para respirar...

 
 
Me encargaron una tarta de bizcocho de chocolate con queso y naranja.
 
 

No la querían recargada; únicamente me mandaron una foto del bouquet de la novia y me pidieron poner alguna flor de las que aparecía en él con algún adorno en chocolate y su nombre y la fecha.

 
 
 
Cuando vi el bouquet... ¡casi me muero!. Unas rosas... bueno, vale, las rosas las tengo más o menos controladas; lo único era el colorante, que no conseguía ninguno que se pareciera y al final tuve que comprar uno nuevo: el borgoña.
 


El problema eran las otras flores que había en el bouquet... ¡¡Lirios!! ¡¡Nunca había hecho lirios!! No tenía cortadores, ni colorantes en polvo para pintarlos (claro, que yo y la pintura nunca nos hemos llevado bien), y me confirmaron la tarta con poco más de 2 semanas... Pero soy muy cabezota y, aunque no es que fueran los lirios mas bonitos del mundo, lo conseguí.


Vale que me costó tirar no sé cuantos kilos de fondant (bueno, no tanto), vale que no era capaz de pintar las hojas de la flor de un tono decente (más fondant a la basura)... pero reconozco que al final, hasta parecía un lirio.


En fin, a mi me hubiera gustado más una tarta de pisos, blanca y rosa claro... bueno, lo que es una tarta de boda de toda la vida... pero donde hay patrón, no manda marinero y supongo que cada uno pide lo que quiera el día de su boda, ¿no?


Así que desde aquí solo me queda decir:

¡FELICIDADES MARÍA Y JOSÉ C.!
 
 
P.D.: Si, ya estoy mirando cursos de modelado de flores....